La auténtica y deseable Reforma del Sector Financiero (I)

Via Scoop.itMalestar 2.0 BCN

Continuando con la línea de desarrollar temas y soluciones a los diversos aspectos económicos que nos invaden en la actualidad, por el estallido de esta brutal crisis económica que estamos atravesando, vamos a ocuparnos en los próximos artículos de esta serie, como indica su título, de otra de las candentes reformas que iniciaron los gobiernos de Zapatero, y que el actual gobierno de Rajoy pretende continuar, en su misma línea dura y continuista. Se trata de la Reforma del Sector Financiero. Vamos a intentar exponer en dos artículos la idea de lo que se está haciendo, a intentar denunciar sus errores y sus peligros, y a intentar aportar nuestra visión del problema, y nuestras soluciones, propuestas y alternativas.

 La tendencia de reforma del sector financiero ha ido en la línea, durante estos últimos meses y años, incluída la última propuesta del Ministro Guindos, manifestada en dos vertientes: por un lado, la reconversión de las antiguas Cajas de Ahorros en Bancos, en lo que podemos llamar “proceso de bancarización” de las mismas, rompiendo con gran parte de su filosofía de funcionamiento anterior, y por otro lado, en fomentar los procesos de fusión (fría o caliente) bancaria, es decir, la unión de unas entidades bancarias con otras, con algún porcentaje de cesión por parte de las entidades fusionadas, para reducir el número de entidades y obtener nuevas entidades de mayor tamaño, y que mantienen o pierden en mayor o menor grado sus antiguas propiedades (sus Clientes, sus Consejos de Administración, sus Oficinas, sus Marcas Comerciales, etc.). Desde la izquierda entendemos que ambas vertientes que hemos comentado obedecen completamente a la estrategia neoliberal de apoyo a la banca privada y comercial, en detrimento de la Banca Pública y por consiguiente de los Estados. Expliquemos esto con un poco más de detalle: siguiendo dichas estrategias, por un lado creamos Entidades Financieras de cada vez mayor tamaño, pero como no incidimos en las posibilidades de regulación del mercado, al final nos encontramos con que dichas Entidades siguen practicando las mismas políticas financieras, pero ahora si cabe con más poder y opacidad, pues resulta más complicado controlar el funcionamiento de una empresa, cuanto más grande y poderosa sea ésta. Pero es que de otro lado, también acabamos con la Función Social (además próxima al territorio) que tenían las antiguas Cajas de Ahorros, destruyendo el potencial que dichas Entidades tenían para poder realizar obras, prácticas y financiaciones de carácter social, de desarrollo cultural, humano o artístico, o bien para financiar proyectos muy locales, donde quizá la confianza y la proximidad territorial constituían la garantía o aval fundamental. Y además de todo ello, tenemos el grave problema que supone el mantenimiento del empleo, que dichos procesos de fusión no garantizan. Así las cosas, vamos a esbozar a continuación las líneas generales por donde nosotros entendemos que deberían ir los procesos de Reforma del Sector Financiero, para corregir todas estas deficiencias. Pensamos que podemos resumirlas en los siguientes 7 marcos de actuación:
 
Via rafaelsilva.over-blog.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: